ImpulsiVidad se escribe con V de Valor, de Voluntad y de Victoria.

Valor el que hay que tener para aceptar que nos maneja  y  para empezar a cambiar las conductas que se repiten desde “siempre”

Voluntad porque nadie dijo que es fácil controlar a semejante apisonadora y que no sea ella la que nos aplaste una y otra vez.

Victoria es lo que se obtiene cuando tras esfuerzo  ( mucho ) y apoyo ( imprescindible) eres tu, y no ella  el que lleva las riendas.

Es la impulsividad problemente el “Talón de Aqulies ” de un TDAH. Controlarla supone un reto y un esfuerzo que en ocasiones raya en lo heróico.

Gracias a ella  nos depiden del trabajo, nos metemos en jaleos,  hablamos a destiempo  y en definitiva nos pasa de todo.

En el tratamiento del TDAH del adulto este problema es uno de los más difíciles de controlar y supone un reto tanto para el profesional como para el propio afectado.

De entre las variadas técnicas y estrategias que existen para controlar la impulsividad, nosotros intentamos empezar siempre con algo que es fundamental antes de iniciar cualquier cambio terapeútico y es el IDENTIFICAR estados emocionales que anteceden a la explosión.

No podemos evitar algo que no vemos venir.

Por ello, es fundamental que empecemos a tomar conciencia de en qué momento empezamos a sentirnos inquietos, acelerados  y con la necesidad imperiosa de soltar  una frase inadecuada, dar un portazo o gritarle al vecino..

Debemos identificar en que situaciones es más probable que perdamos el control, para poder anticiparnos a ellas.Todo el trabajo empieza cuando empiezas a conocerte y a tomar conciencia de como la ira y la agresividad van subiendo de tono dentro de tí.

En definitiva, el control de la impulsividad comienza conociéndote más a fondo y escuchando las señales que tu cuerpo te manda para avisarte, tales como aumento de las pulsaciones, sensación de angustia o necesidad de gritar.

Solamente cuando seas capaz de identificar este estado emocional podras controlarlo.De lo contrario sera él quien te controle a tí.

Hablaremos mucho más de la impulsividad y estrategias para controlarla, pero por ahora, invito a todo aquel que tenga un TDAH y la impulsividad sea su gran reto que inicie este apasionante viaje hacia su interior. Y para ello propongo un sencillo ejercicio.

La próxima vez que tengas un problema por no poder contenerte, yaa sea una discusión, un palabra inadecuada o una pelea, parate unos minutos e intenta identificar qué estabas sintiendo en los momentos previos.Me dirás lo de siempre, que son decimas de segundo , que cuando salta el “click” ya no hay retorno, que es imposible de controlar porque todo ocurre muy rápido,…. y se que es verdad, que puede ser que en cuestión de minutos arruines una situación.

Pero como  a un TDAH le gustan los retos, te reto a que lo intentes, que identifiques las sensaciones y lo que has sentido en esos milisegundos, que las traigas al plano consciente ,  por que cuando te familiarices con esas emociones y las reconozcas, las podrás empezar a controlar.

Ya sabes lo que decía Corleone, “mantén cerca a tus amigos, pero más cerca a tus enemigos…..”

Hasta la próxima….

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s