El segundo glorioso del tigre de Bengala

” No puedo controlar mi impulsividad”…..

Esta es una de las frases que mas repiten las personas que tienen TDHA.Y la verdad es que al principio cuando empiezas a conocerlas hasta te lo crees.

Según va pasando el tiempo y vas conociendo a cada persona, te das cuenta que la gran mayoría de la veces, ese “no puedo” es mas cómodo de usar que un “no quiero, no me da la gana  y no me apetece controlarmeeeeeee, porque estoy saturadoooooo!!

De acuerdo, acabo de echar un ordago a toda la comunidad de TDACHEROS que siguen este blog. Pués si, será que hoy es el día de dar guerra y hacer pensar a la tropa.

Estoy convencida de que la impulsividad se puede controlar.Otra cosa es que no la queramos controlar porque necesitamos desahogarnos y sacar toda nuestra rabia y frustración acumulada.

Me explicare mejor.

Cuando estamos en una situación en la que vemos que tenemos mucho riesgo de perder el control,a medida que van pasando los minutos o incluso los segundos, nuestro  cuerpo nos empieza a dar avisos de que la bomba va a estallar.La respiración se empieza a acelerar, así como las pulsaciones.Empiezas a notar una sensación que te sube por el pecho y que es como si un tigre te estuviera apretando con sus garras, te empieza a quemar toda la zona torácica y seguramente también notas una cierta tensión en la cabeza.

Es en ese momento, en ese segundo cuando TU DECIDES si saltar o no, en ese momento,tu lóbulo frontal, el que gestiona tu parte racional, entra en lucha con tu cerebro más primitivo,y el resultado será el que tu decidas.Es un segundo, el segundo que marcara la diferencia entre la gloria de controlar una situación o la catástrofe de entrar en la espiral del descontrol.

Es fundamental identificar las señales que nos va enviando nuestro cuerpo, no las desprecies, estate atento y veras como las cosas no ocurren tan rápido como a ti te parece.

Identificar ese segundo en el que todavía tienes el control, es lo que marcará la diferencia.Ese segundo existe, no me lo invento es tu segundo de gloria.Haz la prueba la próxima vez que te enfrentes a una situación tensa o en la que vayas a saltar:

1.- Conócete, reconoce la señales que tu cuerpo te envía. Respira profundamente,eso  te ayudará.

2.- Dale al “Pause” un segundo y calibra si merece la pena “liarla”.Seguramente no.

A veces hay que dejar de lado el “¿por qué no?” para usar el  “¿y para qué?”

Hasta la próxima…..

Anuncios

2 comentarios en “El segundo glorioso del tigre de Bengala

  1. Hola a tod@s, soy José Luis.

    Gran parte de mi vida, sobre todo cuando era muy jóven, la impulsividad siempre ganaba la partida. Y las he liado bien, de forma que casi siempre tenía que soportar las consecuencias de mis acciones promovidas por la impulsividad desatada, algunas de ellas, bastante lesivas y destructivas para mi. Es mas, en las situaciones que pensaba que podría salirme con la mía, incluso las provocaba por el puro placer de experimentar esas intensas sensaciones llenas de adrenalina (esto último no es impulsividad, es puro vicio).

    Hasta hace bien poco, pensaba que realmente “no podía” controlar aquello, hasta que me di cuenta de que en algunas situaciones, quizá en las que tendrían consecuencias más graves, si reconocía “ese momento” y podía decidir. Esto no es nada fácil, pero el instinto de supervivencia está en todos nosotros y me ha ayudado a vencer… en algunas situaciones. Teóricamente si puedo en una, debería poder en todas, pero a día de hoy, no es así, quizá porque hay impulsos mucho más poderosos que otros.

    Leyendo la entrada de la Dra. Juncal en un primer momento, me he resistido a reconocer que puedo vencer la impulsividad, pero siendo sincero primero conmigo mismo, considero que aunque sea realmente difícil, es posible. Reconozco que después de que “salte ese muelle” de la impulsividad, a continuación algunas veces tengo la capacidad de decidir, y cuando la venzo, entonces si que me siento poderoso.

    No creo que pueda vencer siempre aunque trabaje mucho para conseguirlo, pero quiero sentirme libre de verdad.

    Me gusta

  2. Trabajar el autocontrol y conocerse bien, esa es la clave! pero hay muchos tipos de impulsos que te asaltan en el dÍa a día de un TDAH. El que describes tan bien es de los que puedes llegar a controlar porque se va viendo venir, vas cargando el disparador cumulando poco a pooco la munición y luego es tu decisión… pero y el hablar en voz alta, decir tus pensamientos tal cual te pasan por la cabeza, sin reflexionar, o acciones que además de tu impulsividad es tu atención la que te juega malas pasadas porque no aprendistes la consecuencia de ese impulso y se vuelven a repetir las consecuencias de nuevo….ya sin contar con el fluctuar de nuestras emociones que pasamos de estar en calma a estallar por un simple cambio de humor, o de circunstancia…autocontrol es la clave.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s