La historia de Carolina

Carolina tiene 28 años y un trabajo estable desde hace siete.

Cada mañana cuando llega a trabajar siente como se le contracturan  los músculos del cuello y la espalda.Su medico le la mandado Valíum para esas contracturas.

Carolina trabaja atendiendo a personas.Cada paso que da en su trabajo intenta que sea correcto y que de una persona a otra no se le olvide lo siguiente que tenía que hacer o lo que acaba de terminar.

Comete muchos errores, es la “despistada”, la que siempre esta en las nubes … Algunos despistes los puede disimular, otros son tan evidentes que ha recibido varias amonestaciones por “no prestar atención”.

Sus compañeros no se fían de su trabajo y ella sabe que siempre supervisan lo que hace para evitar problemas.

Ella no dice nada,se calla y lo asume.Sabe que la mayoría de las veces su trabajo esta bien hecho porque ella se esfuerza al máximo para ello.

Se esfuerza tanto que se le contraen todos los músculos y a veces le falta el aire.

Ansiedad, le dice el Psiquiatra, el estrés …. Mas pastillas

Nunca ha podido rebatir nada en el trabajo porque nunca ha estado segura de si misma, su falta de atención le juega muchas malas pasadas y ha terminado por pensar que los demás siempre tienen razón.

Empieza a estar muy triste,angustiada,no entiende porque todo le cuesta tanto desde siempre, da por hecho que es la menos inteligente de sus hermanos y que nunca se entera de nada.

Menuda vida… Depresión, le dice el Psiquiatra…. Mas pastillas

Un día el Psiquiatra le plantea el diagnóstico de TDAH de predominio inatento.

No es impulsiva, no es hiperactiva … Es una persona muy tranquila que nunca ha dado problemas.

Empiezan a probar el tratamiento y Carolina le explica a su psiquiatra la sensación de “un velo que se te quita y te permite ver”….

Poco a poco va ganando seguridad en si misma.Ahora ya sabe lo que hace en cada momento en su trabajo y aunque sigue dudando en ocasiones,por  primera vez en siete años le ha plantado cara a alguien que intentaba cuestionarla y que esperaba que se quedara callada como siempre.

Cuando viene a la terapia nos cuenta que se siente rara, que nunca había tenido la suficiente seguridad como para defenderse de los demás y que su reacción le asusta.

“Te asusta porque es nuevo Carolina” le dice un compañero de terapia. “pero es señal de que estas en el camino!! ”

Bien por Carolina !!!!! Y un homenaje a todos esos adultos TDAH que empiezan a tomar el control de sus vidas …..

Anuncios

Hablemos de personas,no de diagnósticos

 

 Que os parecería un mundo sin etiquetas, prejuicios e ideas preconcebidas ?

Estaría bien verdad?

En ocasiones tengo la sensación cuando hablo del TDAH con profesionales que tratan  pacientes como yo, que es como cuando te dan algo de comer que te gusta y no dejas ni las migas en el plato, pero que si te dicen lo que es, entonces ya no puedes ni probarlo.Sabeis a que me refiero no?

Pues bien, algo parecido les ocurre a muchas personas con el  diagnostico de TDAH. Son capaces de ver síntomas y problemas en una persona, y son capaces de ayudar a esa persona, pero si se te ocurre insinuarles que pueden tener entre las manos un paciente con TDAH te sacan las uñas y ya no hay vuelta atrás.

Y digo yo,qué tal si sólo nos planteamos que tenemos delante a una persona y a una familia  que están sufriendo lo que no está escrito y nos olvidamos de la etiqueta.

Es más cómodo y más seguro moverse en nuestra zona de confort? esa de “no, no , esto es un trastorno tal o un trastorno cual, pero qué es eso del TDAH..?” 

Tanto  incomoda reconocer que las neurociencias evolucionan y que hay que salir de nuestras parcelitas de confort y dar un paso adelante?

Hablemos de personas que tienen,en mayor o menor medida, dificultades atencionales, dificultades en el control de las emociones,dificultades en el control de la impulsividad.. hablemos de ello sin etiquetas.Quizás así sea más fácil ?

Y si por una casualidad, esas dificultades confluyen  en una persona que tienes delante, concédete a ti mismo la licencia de pensar que las casualidades no existen, pero si las causalidades…..

Supermamás TDAH

En este día tan especial, os dejo esta joya hecha por una súper-madre con TDAH…..

Ser madre es ardua tarea, tener TDAH complica sustancialmente la vida, pero cuando las dos cosas se juntan, las cosas se vuelven muy difíciles a veces.

Seguro que de eso pueden dar fe todas las madres que nos leen, verdad ?

Sin embargo, estoy segura, que en su afán de que las cosas salgan bien en el día a día, estas madres con TDAH, son auténticas súper mujeres dignas de admiración …. O no ? 

Muchas felicidades a todas las súper- mamás !!!